fbpx

Blog

remolachas

4 razones para amar las remolachas

Remolacha. La odias o la amas. Pero incluso si no es tu vegetal favorito, definitivamente vale la pena comerla más a menudo. Ya sea que la uses en una sopa o la bebas como jugo como hacen los atletas olímpicos: ¡las remolachas son súper saludables!

 

Repleta de nutrientes esenciales, la remolacha es una gran fuente de fibra, folato (vitamina B9), manganeso, potasio, hierro y vitamina C. Es baja en calorías y baja en grasa. Y eso no es todo. Hicimos algunas investigaciones y aquí están los principales beneficios de la remolacha para la salud.

 

Comida feliz

¡Sí! Incluso si no eres el mayor fan de la remolacha: ¡Aún así te hace feliz! La remolacha es una fuente fantástica de la betaína anhidra química y el aminoácido triptófano, los cuales se sabe mejoran tu estado de ánimo. La betaína es una sustancia química que se encuentra de forma natural en el cuerpo, pero también se encuentra de forma potente en la remolacha, las espinacas y el vino. El triptófano es un aminoácido esencial que nuestro cuerpo no produce, por lo que debe ser adquirido de los alimentos. Los alimentos que contienen triptófano pueden ayudar al cuerpo a producir serotonina, el neurotransmisor conocido como la “hormona de la felicidad”. Así que si realmente quieres rematar la tristeza: la remolacha mejorará tu estado de ánimo!

 

Combate la inflamación

El pigmento, que le da a la remolacha su rico color púrpura-carmesí, hace más de lo que piensas. El pigmento se llama betaína. Este es un nutriente importante hecho de la vitamina del complejo B, colina. Se ha demostrado que este nutriente disminuye el riesgo de inflamación. Los científicos han demostrado que las cápsulas de betaína hechas de extracto de remolacha pueden ayudar a aliviar el dolor de las personas con artrosis. Por lo tanto, comer remolacha puede ayudarte a reducir el dolor y la inflamación en tu cuerpo.

 

Disminuye la presión arterial

Comer frutas y verduras ricas en nitratos puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas al reducir la presión arterial y aumentar la formación de óxido nítrico. ¡Yei!. Los estudios muestran que las remolachas o su jugo pueden ayudar a bajar la presión arterial. La remolacha contiene nitratos que se convierten en óxido nítrico, que ayuda a relajar y dilatar nuestros vasos sanguíneos, mejorando así el flujo sanguíneo y bajando la presión arterial. ¡Gracias naturaleza!

 

Mejora el rendimiento atlético

¿Quieres mejorar tu rendimiento de ejercicio? ¡Intenta con la remolacha! El jugo de remolacha se ha convertido en uno de los suplementos más populares para los atletas. Los estudios han encontrado que la remolacha hace que los músculos sean más eficientes con la energía, mejorando así la resistencia. Un estudio incluyó a hombres que pedaleaban en bicicletas estáticas. La ingestión de medio litro de jugo de remolacha al día les permitió circular un 16% más sin agotarse.

 

Y una vez más, los nitratos merecen el crédito. Los científicos creen que los nitratos en la remolacha también ayudan a mejorar el flujo sanguíneo, la comunicación celular y las hormonas – todos los cuales juegan un papel en el aumento de los niveles de energía.


¿Cómo escoger las mejores remolachas?

Consigamos una bolsa de remolachas frescas del mercado! Si no lo has hecho ya. La pregunta es – ¿Cómo? ¿Cómo separar las mejores del resto?

 

  • Escoge sólo las remolachas que son pequeñas y firmes y tienen un color granate profundo. Deben tener la piel sin manchas y hojas brillantes. Vete por las de raíces firmes – esto significa que la remolacha es fresca ya que se las han arrancado recientemente. Evita la remolacha con escamas o manchas.
  • Si una remolacha es grande y tiene la raíz principal peluda, déjala a un lado. Los pelos son una indicación de la aspereza y la edad. Esas no las quieres.
  • La remolacha debe tener un diámetro máximo de 5 cm. Las remolachas más pequeñas son las mejores, porque son tiernas y dulces.


Por cierto… ¡No botes las hojas de remolacha! Tienen un valor nutricional excepcional; son ricas en calcio, hierro y vitaminas A y C. Las verduras se pueden cocinar y disfrutar de la misma manera que las espinacas. Hablando de espinacas, ¿sabías que las remolachas pertenecen a la misma familia que las espinacas?

A GIGI le encanta la remolacha – ¡por eso la ponemos en nuestro helado Gigi! Prueba este con remolacha, fresa y arándano.

Sorry, the comment form is closed at this time.